Experiencias, Sin categoría

Jovenes Inmigrantes

By Linny Diaz

Dos palabras que definen a los jóvenes que viajan de un país al otro, pero en esas dos palabras, no es solo esa definición; es diferente. Ellos son jóvenes guerreros– que quieren un mejor futuro, que quieren mejorar y superarse, que buscan su destino, y sus sueños. También, muchos van a ver a sus familias, ellos son personas que toman un riesgo grande porque no saben lo que puede pasar, tanto en el transcurso del camino como en su llegada. Venimos a un lugar desconocido e incierto, nuevos idiomas, comidas, ambiente, personas. Cuando llegamos a nuestro destino nos sentimos como un grano de arena en la mitad de una playa con las olas fuertes y el viento soplando, muchos estamos asustados, vienen nuevos retos y desafíos y en esos momentos somos indefensos

Muchos venimos a estar con nuestras familias, padres, tíos, primos etc. Pero también dejamos una parte de nosotros en nuestro país. Es como si estuviéramos divididos en partes. A veces también dejamos nuestros familiares en nuestros países, nuestros amigos y conocidos. Las esperanzas de volverlos a ver no son muchas, pero aun así esa esperanza sigue intacta. Ya estando en un nuevo lugar es diferente, se siente como que si las personas fueran gigantes y desconocidas. 

La mayoría de estos jóvenes estudian y trabajan– están aprendiendo un nuevo idioma y están aprendiendo a vivir en un lugar desconocido. Tienen que adaptarse, hablemos un poco sobre el primer día de clases, para muchos ese día es el comienzo de una nueva aventura. Nos aventamos a lo desconocido, el nerviosismo invade cada parte de nuestro ser, empezamos a frustrarnos un poco, porque no entendemos en las primeras semanas que es difícil. Pero te adaptas, encuentras personas que están dispuestas a ayudarte y guiarte. Los maestros nos hacen sentir bienvenidos y muchos de los alumnos también empiezan a crear lazos de amistad. Con los maestros y compañeros te sientes bien ahora. Sientes que puedes afrontarlo, muchas veces queremos expresarnos o dar nuestro punto de vista, pero el cambio de idioma es difícil y eso impide que nuestras ideas sean explicadas con claridad, cómo en verdad quieres. Simplemente guardamos silencio y muchas personas piensan que es fácil, lastimosamente, no lo es. Es una bola de emociones que te atrapan– te sientes extraño y confundido. Te expresas y tratas de dar lo mejor de ti. Te cansas, te estresas, y la frustración muchas veces se apodera de nosotros tan solo somos jóvenes y adolescentes en una aventura en la cual hemos tenido que pelear, y sacar nuestro lado más fuerte. Eres fuerte, somos fuertes, somos el presente y el futuro. Nosotros somos una generación la cual busca en parte un mejor futuro. Haz lo que te gusta, expresate y trabaja duro. El día que decidas voltear hacia atrás vas a ver todo lo que has logrado. No debemos dejar que el miedo nos gane. 

TU Y SOLO TU, SABES QUIEN ERES Y LO QUE HAS PASADO SOMOS JÓVENES INMIGRANTES!!